El cuerpo estaba forrado por dentro de camisa y pantalón con piedras boca abajo y presentaba signos de violencia.

HATO MAYOR. – Un hombre fue hallado muerto con piedras atadas al cuerpo dentro de una laguna, en una finca maderera propiedad del senador, Santiago Zorrilla, en la comunidad de La Sierra, a 17 kilómetros al oeste de Hato Mayor del Rey.

La víctima, que presentaba signos de violencia no ha sido identificada por las autoridades, que levantaron el cuerpo y enviaron al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), en San Pedro de Macorís, para fines de autopsia que determine la real causa de muerte.

Preliminarmente las autoridades policiales manejan la hipótesis de que fue llevado al lugar, asesinado y lanzado a la laguna su cuerpo, con el propósito de hacer desaparecer evidencias.

El informe policial destaca que un hombre fue hallado ahogado en una laguna en una finca de la comunidad de La Sierra, sección Don López, municipio Hato Mayor del Rey.Sigue diciendo el parte policial, que la víctima de unos 24 a 25 años de edad no era nativo del lugar.

La fiscal Inés Bruno, que participó en el levantamiento del cuerpo, confirmó que el cuerpo fue hallado con piedras por dentro del pantalón y la camisa, al parecer tratando de que no saliera a flote o a la superficie del agua.El cuerpo flotaba boca abajo casi a media laguna, lo que se interpreta que luego de asesinarlo fue llevado a la parte profunda del lago artificial. «Tenía signo de violencia, al parecer, según el médico legista lo estrangularon, pero será el Inacif, que determinará la real causa de muerte», explica la fiscal Bruno Tejeda.

Una cronología Investigaciones hechas por este reportero dan cuenta que el pasado domingo tres individuos fueron vistos cruzar por la comunidad de La Sierra en una motocicleta, lo que le resultó sospechosos a los vecinos del lugar.

Esta historia la estamos construyendo por los relatos de comunitarios de La Sierra, que pidieron reservas de su nombre, para evitar verse en complicaciones judiciales o amenazados por los eventuales autores del hecho.

Los sujetos que fueron vistos por el capataz o mayordomo de la finca, la cual es propiedad del senador de El Seibo, Santiago Zorrilla, fue a dar una vuelta como de costumbre a la finca, pero al llegar a la puerta de entrada, observó que dos individuos salían de la propiedad en actitud sospechosa en un motor.

Al ver los individuos, el mayordomo, que andaba en compañía de su hijo más pequeño, se armó de valor y llamó vecinos, logrando escapar el que conducía la motocicleta, pero capturado el que en el momento abría la puerta para abandonar la finca.

El capturado fue entregado al alcalde pedáneo de la sección Don López, y este a su vez, lo entregó a la policía de Hato Mayor, que fue avisada vía telefónica y se presentó al lugar.

Ya en el cuartel, el sospechoso permaneció de domingo para lunes detenido e interrogado, luego llevado por ante la juez de instrucción. «Todo esto ocurrió entre el domingo primero en hora de la tarde y el mediodía del lunes 2 de agosto, pero en la tarde de ayer jueves, el hijo del mayordomo de la finca, de nombre Elieney fue a ver una crianza de cerdos que tienen en la finca y al pasar cerca de la laguna, observó algo flotando y al acercarse verificó que correspondía a una persona», narró un campesino que nos relató la espeluznante historia del hallazgo de la víctima.

De inmediato se comunicó con su padre, este con las autoridades, que se presentaron a la zona de la tragedia, acompañado de la fiscal Inés Bruno Tejeda y el legista Leonardo Hidalgo. En rededor de la charca, los ojos de curiosos no faltaron, y de entre ellos, se escuchaba los murmullos “ese muerto era uno de los tres que pasaron el domingo en la motocicleta». «Tenía la misma ropa y era el que viajaba en el medio», susurraban otros.

Para los nativos en La Sierra, el hombre encontrado en la laguna, fue asesinado por los otros que los acompañaban, tejiendo conjeturas de todos tipos y dimensiones.

El apresado, que nunca fue identificado fue interrogado y presentado por ante la juez de instrucción, donde el encargado de la finca, pidió que lo liberaran «porque no se había robado nada», sin imaginar que puede ser protagonista del crimen. «La fiscalía le pidió prisión y quienes dijeron que quería que lo soltara porque como no se había robado nada fue el encargado de la finca y la juez le puso visita periódica como coerción», comunicó la fiscal que lleva el caso.

En principio el detenido decía que era de Santo Domingo y luego la mamá dijo en el tribunal y la policía que eran de Higüey. Los lugareños creen debe ser reapresado, si se puede localizar, para ser interrogado, tras presumir que algo sabe del hecho La policía, aseguró que, con el levantamiento del cuerpo del desconocido, se abre un abanico investigativo para dar con posibles autores de crimen.

En los últimos dos meses en Hato Mayor se suceden hechos criminosos, que pueden servir para guiones de películas de terror, por las formas que se producen, dejando secuelas de muertes y heridos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *