Informaciones mas detalladas sobre el doble asesinato acurrido en Sabana Perdida. Nuevos datos

Un hombre mató a su pareja de cuatro balazos y al presunto amante de siete disparos, cuando supuestamente los encontró juntos en la casa donde vivía la joven, en un hecho ocurrido la madrugada de ayer sábado en el sector Lotes y Servicios de Sabana Perdida, Santo Domingo Norte, informó la Policía Nacional.

Las víctimas fueron identificadas como Angélica María Rodríguez Muñoz (Samantha), de 21 años, y Carlos Manuel Nova Mañón, de 23 (Enmanuel El Negro Amoroso), quien era el supuesto amante de la joven, ultimado por Celestino Trinidad (Becerro y/o Celo), de 54 años, quien tan pronto cometió el hecho emprendió la huida y es perseguido por la Policía.

El hecho ocurrió en la calle Brisa del Este del citado sector pasada la una de la madrugada del sábado, según la Policía el motivo de la tragedia fue pasional.

La Policía aclara que el prófugo no es miembro activo ni pensionado de esa institución, como se había dado a conocer en diferentes medios de información y por las redes sociales, y piden a la población que si tienen alguna información del señor Celestino Trinidad, señalado como un sujeto peligroso y armado, comunicarse a los teléfonos 809-682-2151, 829-548-4483 y 809-613-1674.

Informes extraoficiales establecen que la joven convivía con Trinidad, y tenía una relación extramarital con Nova Mañón.
El informe oficial da cuenta que Trinidad llegó pasada la 1:00 de la madrugada a la casa, y sorprendió a Nova Muñoz en el interior con su ex pareja, por lo que sin mediar palabra les disparó a ambos, y enseguida emprendió la huida.

Rodríguez Muñoz deja un hijo en la orfandad que procreó con el Vecerro, y sus restos fueron sepultados ayer en la mañana en el Cementerio Cristo Salvador, y los del joven en el cementerio de La Victoria.

Los señores Patricio Rodríguez y Betania Muñoz, padres de la joven ultimada de cuatro balazos, pidieron a las autoridades apresar a asesino de su hija, quien tras cometer la tragedia en la casa donde ella vivía, emprendió la huida.

Expresaron que su hija tenía cuatro meses separada de El becerro, porque este era muy celoso, y habían tenidos una discusión “ya que ella le reclamaba el por qué la tenía encerrada y no le permitía salir para ninguna lado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *