LA ESPOSA DE DAVID ORTIZ RESULTÓ SER LAMBONA Y MAL AGRADECIDA.

Ya con David Ortiz en Boston, su esposa Tiffany Ortiz, sube a las redes una retahíla de agradecimientos a todos los ejecutivos de su ex equipo y a todos los médicos que le recibieron allá. Algunos doctores, en Estados Unidos, opinan en periódicos y canales de televisión sobre la gravedad de las heridas (aunque no hayan revisado al paciente.) Se habla, multiplica, en las redes acerca de infecciones mortales, de gravísimas lesiones, de la necesidad de “llevárselo fuera” …

Lo que no resaltan los medios estadounidenses es que a David Ortiz se le salvó al vida… aquí. Que si el momento crítico era la hora siguiente al atentado… fue en una clínica dominicana y unos cirujanos dominicanos, el Dr. Abel González y el Dr. José Abel González los que supieron qué hacer y lo hicieron, con una discreción, además, admirable y a prueba de todo tipo de presiones.

Circulaban los videos más estrambóticos, las versiones más arriesgadas, pero su silencio y el manejo del paciente fueron ejemplares. David Ortiz está ahora recuperándose con su familia gracias a ellos.

Con el mundo entero mirando esa noche hacia esta esquina de la Avenida Abraham Lincoln, fueron profesionales dominicanos los que aceptaron el riesgo y asumieron la responsabilidad de salvarle la vida a un mito.

Y lo hicieron. Eso también debería ser viral.

Fuente: Fragmento del articulo de Inés Aizpún en el periódico Diario Libre titulado «¿Quién le salvó la vida a David Ortiz?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *