LLAMO POR TELEFONO A SUS PADRES A LA 1:30 AM PARA DECIRLE QUE SE QUITARIA LA VIDA.

Alrededor de la 1:30 de la madrugada, José Manuel Mata Arévalo, un joven de 26 años, le marcó a sus papás para decirles que se ahorcaría; después colgó el teléfono.

Tras esta perturbadora llamada, los padres se trasladaron inmediatamente al domicilio de su hijo, ubicado en el número 127 de la calle Tacana, en la colonia Mirasierra, en Saltillo.

Sin embargo, cuando llegaron a la vivienda ya era demasiado tarde: Juan Manuel ya no tenía signos vitales.

Desesperados, sus papás descolgaron el cuerpo, intentaron reanimarlo y llamaron a los servicios de emergencias, quienes arribaron al lugar pero ya no pudieron hacer nada.

El área fue acordonada y elementos del Ministerio Público trasladaron al occiso al Servicio Médico Forense donde se le realizó una necropsia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *