La motosierra, tal y como la conocemos hoy, tiene un curioso comienzo. Ella fue inventada alrededor de 1875 por un par de médicos cirujanos, quienes necesitaban utilizarla para cortar huesos en sus operaciones.

La motosierra como herramienta forestal fue inventada y patentada en Alemania en 1830 por Festo, quienes aun hoy en día producen herramientas.

Los primeros modelos eran tan pesados que debían ser utilizados por dos operarios y tenían ruedas para poderlas desplazar.

En 1905 en Eureka, California en los Estados Unidos se llevó a cabo un hecho histórico, se utilizó un motor marino acondicionado a una sierra y se cortó un tronco de 3 metros de diámetro en 4-1/2 minutos!

Después de la segunda guerra mundial, la tecnología y los nuevos materiales ayudaron a producir una nueva motosierra mas liviana que podía ser transportada y utilizada por un solo operario.

Es más, uno de sus principales usos era en partos, sobre todo en aquellos en los que el bebé ‘venía del revés’ y corría peligro de quedarse encajado en el canal del parto. Para ello, se realizaba una operación conocida como sinfisiotomía, que consiste en cortar el cartílago de la sínfisis púbica, dividiéndolo en dos para que la cadera se abra más, permitiendo ampliar el canal del parto y que el niño salga si se ha quedado atascado. Cortar hueso y cartílago, sin embargo, no es nada fácil. Por ello, los inventores John Aitken y James Jeffrey llegaron a la misma conclusión inventando un artilugio muy novedoso: una sierra mecánica para ayudar con el parto. Hoy en día ya no se aconseja realizar esta operación, pero el uso de la sierra mecánica fue muy popular durante casi dos siglos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *